Download http://bigtheme.net/joomla Free Templates Joomla! 3

Libertad Religiosa en la Web - Libertad Religiosa en África

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

La comunidad cristiana y católica de Nigeria se convulsiona estos días por las continuas matanzas que se están produciendo en el país, a manos de la milicia islamista Boko Haram. La crudeza de las imágenes que pueden encontrarse por internet contrasta con el poco eco que está teniendo esta tragedia en los medios españoles. Pero, ¿por qué en España no interesa lo que ocurre en África?

El acoso a las comunidades cristianas ha sido siempre un tema bastante silenciado por los grandes medios de comunicación occidentales, y en muchos casos españoles. La agenda ‘setting’, aquella que configura los principales temas de interés de periódicos, radios y televisiones, ha dejado fuera esta materia.

Iglesia rural en ÁfricaEso se hace evidente estos días en Nigeria, donde los muertos de confesión cristiana y católica ya se cuentan por centenas. Algunos, asesinados mientras participaban en misas y rezos comunitarios.

Todo tratamiento informativo resume a “pequeñas notas y despachos de agencia, que incluso en alguna ocasión se quedan fuera del periódico cuando aparece una noticia sobre algún país Europeo”. Así confiesa a El Confidencial Digital el responsable de internacional de un periódico español de difusión nacional, que pide mantener en el anonimato su nombre y el de su medio.

Otros expertos en comunicación, periodistas y responsables de plataformas humanitarias, contactados por este confidencial, ofrecen ciertas claves de por qué a estos asuntos se les da menor importancia, en ocasiones nula, en las páginas de diarios y boletines informativos. Estas son las principales:

Desinterés por el público: la temática de la muerte en África no es nueva. “A la gente puede parecerle más de lo mismo. Ha crecido viendo noticias sobre catástrofes humanitarias en África y se han de alguna manera insensibilizado”. El responsable del área africana de una importante ONG española asegura, sin embargo, que “la población está cada vez más concienciada, cada vez más gente colabora con las ONGs, y éstas pueden hacer publicidad de sus labores, alimentando la espiral. El problema muchas veces es el silencio de los medios, no la indiferencia de los ciudadanos” asegura.

Falta de medios: Los medios de comunicación españoles tratan de obtener información propia de Nigeria. Para ello tienen corresponsales destinados a grandes áreas, como en el caso del África Subsahariana. Pero casi siempre deben cubrir la actualidad de cuatro, cinco, seis países, e incluso más. “Un corresponsal en África puede tirar a la basura 95 de cada cien piezas que propone a su medio” asegura el -arriba citado- responsable de la sección Internacional. En otras ocasiones, explican, cuando en un país se declara un conflicto como el actual en Nigeria, el Gobierno local pone trabas a la entrada de periodistas occidentales, y eso provoca que muchas veces las crónicas se escriban a cientos de kilómetros del lugar donde suceden los acontecimientos, restándoles interés y siendo susceptibles de ser rechazadas para su publicación.

Miedo de los profesionales: En el caso de Nigeria, y como ocurre en otros países, los periodistas son objetivo primordial de la violencia terrorista. Están explícitamente amenazados. Muchas de las crónicas que provienen de estos países están firmadas por corresponsales nativos que trabajan para agencias de noticias internacionales. Y como residentes, no están exentos de sufrir en sus propias carnes los ataques de los violentos. Por ello, algunos episodios son silenciados o en el mejor de los casos, minimizados para no ponerse en la diana de los terroristas.

Publicado en El Confidencial Digital, sección Te lo aclaro, 23 de junio de 2012

Busque en este sitio

Hazte fan