Download http://bigtheme.net/joomla Free Templates Joomla! 3

Libertad Religiosa en la Web - Libertad Religiosa en África

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

"Las iglesias son recintos amurallados, con alambres y guardas en las puertas con kalashnikovs. Es la propia Iglesia la que tiene que defenderse, porque el gobierno no hace lo suficiente", explica Javier Menéndez Ros, director de Ayuda a la Iglesia Necesitada, organización que ayuda a la Iglesia en todo el mundo.

Nigeria vive desde 2009 una intensa oleada de violencia radical llevada a cabo por la banda Boko Haram, que mantiene secuestradas a más de 200 niñas desde hace tres semanas en el norte del país. Los ataques se repiten desde hace cinco años y afectan a toda la población, pero los cristianos del país sufren intensamente la violencia en el país nigeriano.

"Durante el año 2011 y durante 2012, fue uno de los países con más persecución religiosa en el mundo, con mayor número de asesinados", cuenta Menéndez, "cada año mueren cerca de 1.000, 1.200 personas, de las cuales la mayoría son cristianas, por lo sigue siendo uno de los peores países", explica el director de Ayuda a la Iglesia Necesitada, que estuvo trabajando en Nigeria.

Un hecho que corrobora Kenneth Iloabuchi, sacerdote nigeriano que reside en España "no hay ninguna duda de que es el país más letal para los cristianos", explica, "es una situación increíble y muchos han perdido la vida. El gobierno no hace lo suficiente y no tenemos mucha confianza en ellos, porque sabemos que es difícil".

"Las únicas armas que tenemos son nuestra oración y testimonio. Tenemos que dar gracias a Dios por los jóvenes que están en las iglesias rezando, y de que, a pesar de lo que sucede, no hayan entrado a luchar", cuenta Iloabuchi.

La situación se ha vuelto tan violenta que ha obligado a muchos al éxodo, entre ellas, a una española, cuyo nombre no se puede publicar: "Había una misionera española que estaba en el norte del país que tuvo que salir de allí. Sufrió un ataque junto a otras personas de la iglesia y ahora se está recuperando en un pueblo de España", cuenta Menéndez, y explica que la mayoría de religiosos españoles, de la orden de Jesús y María, están en el sur, una zona más segura.

"Los musulmanes también pagan con su sangre"

Niño cristiano en ÁfricaUna violencia desatada por Boko Haram que afecta principalmente al norte del país, "atacan escuelas, iglesias, asesinan a personas que están en misa" cuenta Menéndez, y que se dirige a todo el mundo, aunque principalmente cristianos "tienen declarada la guerra al gobierno, que ahora está presidida por un cristiano, y atacan al ejército y a instituciones civiles que apoyan a occidente. Meten en ese paquete a todos, colegios públicos e incluso a musulmanes que hablen de paz".

"Hay políticos que no denuncian porque la mayoría tiene miedo. Hace unas semanas asesinaron a un imán y a su mujer porque denunció la violencia. Los musulmanes también pagan con su sangre", explica Iloabuchi.

Nigeria es el país es el más poblado de África, tiene 151 millones de habitantes, con lo que uno de cada cuatro africanos es nigeriano. Y es un país dividido, con aproximadamente 60 millones de musulmanes, en gran parte suníes, y 60 millones de cristianos "hay aproximadamente un 40% de musulmanes, principalmente en el norte y un 40% de cristianos, divididos entre protestantes y católicos. El resto pertenecen a religiones locales", explica Menéndez.

"En la zona norte la mayoría de musulmanes son de la tribu Hausa, e incluso entre ellos mismos hay problemas, hay división. Hay muchos fieles a los que no les gusta la violencia y rechazan lo que hacen sus hermanos", explica Iloabuchi, nigeriano de origen, pero residente en Murcia.

Un rechazo abierto que muchos tienen miedo de expresar. Quienes lo hacen pagan, a menudo, con su vida.

En el mes de febrero moría abatido a tiros el imán Shaikh Adam Albani. Viajaba en su coche junto a su mujer e hijos cuando varios terroristas comenzaron a disparar contra el vehículo, hiriéndole a él y a su familia. Su mujer y uno de sus hijos, de 18 años, murieron en el acto. Varias personas enmascaradas lo sacaron del coche y lo abatieron. Más tarde moriría en el hospital.

Albani era un líder del movimiento religioso salafista, profesor de teología y conocido en la región por predicar contra Boko Haram. El clérigo predicaba a menudo criticando a la banda terrorista, diciendo que sus actividades "no eran Islam", pero también expresaba rechazo hacia el gobierno nigeriano, lo que ocasionó su detención en 2011.

En unas declaraciones realizadas en 2012, Albani expresaba "no tenemos miedo de ninguna intimidación, sólo tenemos miedo de Dios. No estamos en contra de nadie, pero cualquiera que quiera intimidarnos verá la rabia de Dios".

Fuente: lainformación.com, 8 de mayo de 2014

Busque en este sitio

Hazte fan