Download http://bigtheme.net/joomla Free Templates Joomla! 3

Libertad religiosa en la web - Libertad religiosa en Europa Occidental

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Publicamos a continuación la Carta pastoral sobre la libertad religiosa en el Reino Unido escrita por Monseñor Philip Tartaglia, Obispo de Paisley (Escocia), que fue leída en todas las Misas de la diócesis el domingo 18 de febrero de 2007.

Mis queridos hermanos y hermanas:

Con una creciente preocupación, suscito ante vosotros el tema de la libertad religiosa de la Iglesia Católica en el Reino Unido.

Génesis del problema

Noticias recientes han puesto ante nuestra atención el asunto de las agencias católicas de adopción. El gobierno va a introducir en el Parlamento en Westminter nuevas normas legales que apuntan a ilegalizar la discriminación con base en la orientación sexual en la provisión de bienes y servicios. Estas normas legales forzarán a las agencias católicas de adopción a conceder niños a parejas del mismo sexo y por lo tanto a actuar en contra de las enseñanzas y práctica de la Iglesia Católica. El futuro de estas agencias católicas de adopción se encuentra por ello en revisión y los obispos están actualmente estudiando cómo proceder.

Cuestión principal

Deseo aclarar especialmente cuatro puntos:

1. La Iglesia católica considera que es equivocado pracicar discriminación injusta contra la gente en base a la orientación sexual.

2. Dado que nadie tiene el derecho a ser padre adoptivo, las agencias católicas de adopción basan su práctica en la fe y las enseñanzas de la Iglesia de que el mejor lugar para que un niño crezca es con un padre y una madre que estén casados. Las agencias católicas desean seguir siendo libres para continuar con esta práctica.

3. La Iglesia Católica no puede sino admitir que, en contra de nuestro consejo y en contra del consejo de muchos, la adopción por parejas del mismo sexo es legal en este país.

4. La Iglesia católica cree, sin embargo, que las normas legales que fuerza a la Iglesia Católica y acatólicos individuales a actuar en contra de sus convicciones religiosas aplicando esta política, ofenden la libertad religiosa y la libertad de conciencia.

Implicaciones amplias

Es necesario también atender a implicaciones más amplias. No tenemos más remedio que sentir que algo siniestro está ocurriendo. Por vez primera en la era moderna en este país, la Iglesia Católica está afrontando la posibilidad de verse forzada a actuar contra su fe y contra sus convicciones, o bien enfrentarse a una recusación legal y un posible proceso. Se trata de un cambio de postura profundamente preocupante y aún no está claro qué tipo de precedente se puede sentar para otras áreas de la actividad pastoral y social de la Iglesia Católica.

¿Qué podemos hacer?

Debemos, por supuesto, defendernos nosotros mismos por todos los medios democráticos. Los obispos han presentado y continúan presentando protestas a quienes están en el poder. Es derecho y deber de los fieles católicos dar a conocer sus preocupaciones a sus representantes elegidos en el gobierno local, en el Parlamento Escocés y en el Parlamento en Westmisnter. Os animo encarecidamente a escribir a vuestros concejales, diputados nacionales, diputados en el Parlamento Escocés y miembros de la Cámara de los Lores remarcando que las normas legales que se derivan de legislación de igualdad son inaceptables si dañan la libertad religiosa y el derecho de conciencia.

(se une un modelo de carta)

Una llamada a renovar la fe en Jesucristo

Estoy convencido de que la Iglesia necesita estar preparada espiritualmente para afrontar esta nueva amenaza inesperada y no bienvenida para su libertad y bienestar. Nos encontramos tan cómodos en la sociedad civil que probablemente no hemos visto esta posibilidad. Nuestro modo de trabajo normal y preferido es cooperar con las autoridades en busca del bien común. Por ello, todavía estamos inclinados a negar que el gobierno esté auando injustamente contra nosotros.

A la vez que necesitamos ser realistas sobre la gravedad de este asunto, debemos resistir a la tentación de dejar de comprometernos con el mundo. Esto solo podría jugar a favor de quienes quieen empujar a la Iglesia al margen de la sociedad. Debemos insistir más con esperanza y alegría para llevar el amor de Dios al mundo y así aligerar la carga de nuestros hermanos los seres humanos.

Necesitamos también estar alerta de que la opulencia, la prosperidad y un perverso espíritu de relativismo tiente a algunos de colocarse fuera de los principios y valores de la fe y vida católica. El presente cambio de postura, por lo demás, también contiene una llamada a la Iglesia para que renueve su fe en Jesucristo y parab que sea testigo de su Evangelio.

Finalmente, este desafortunado episodio puede anunciar el inicio de un tiempo nuevo e incierto para la Iglesia Católica en el Reino Unido. Tomanos nuevos ánimos, sin embargo, del seguro conocimiento de que, en todas las circunstancias, favorables o desfavorables, podemos contar con la gracia de Nuestro Señor Jesucristoque nos consuela y guía a su Iglesia. Que María, Auxilio de los Cristianos, rece por nostros.

Vuestro devotamente en Cristo,

Philip Tartaglia
Obispo de Paisley

Busque en este sitio

Hazte fan