Download http://bigtheme.net/joomla Free Templates Joomla! 3

Libertad religiosa en la web - Libertad religiosa en Europa Occidental

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Seis millones de musulmanes se convierten al cristianismo cada año. Los neoconversos son perseguidos, rechazados por sus familias y hasta amenazados de muerte

El contacto de miles de musulmanes con el cristianismo provoca que estos se acaben decantando por la fe en Cristo. Seis millones al año, según ha desvelado la agencia de noticias protestante ACPress, son los que abandonan la religión mahometana atraídos por el mensaje de Cristo. Se tratan de conversiones que, en numerosas ocasiones, les acarrean persecuciones, odio, aislamiento y hasta amenazas de muerte por parte de sus ex correligionarios y familiares. Según apunta la agencia, los neoconversos deben sufrir a menudo el rechazo de sus familias o el tener incluso que ocultar su conversión para evitar ser excluidos. Otros llegan más lejos en las consecuencias por abrazar su nueva fe y son amenazados de muerte.

15.000 en Francia

Sólo en Francia, quince mil musulmanes abandonan anualmente los postulados de Mahoma para confesar los de Jesucristo. De ellos, diez mil acaban en la Iglesia católica y cinco mil se incorporan a las diversas denominaciones protestantes.

Mezquita en una ciudad europeaEn Rusia, el fenómeno es similar. Dos millones de musulmanes nacidos en aquel país se han convertido al cristianismo durante los últimos 15 años y sólo 2.500 rusos se pasaron al islam, según el director del Consejo Interreligioso en Rusia, Roman Silantyev.

En una entrevista publicada en la revista «Itogi» y que recoge la agencia Aciprensa, Silantyev señala que «el terror es una de las causas que acelera la asimilación de minorías religiosas y étnicas en Rusia». Según los propios conversos que abandonan el islam, «tras cada ataque terrorista, miles o hasta decenas de miles se cambian al cristianismo», por lo que en algunas regiones el número de fieles islámicos ha disminuido casi a la mitad.

Convertirse a la fe cristiana puede salir caro si se vive en Europa o América, pero mucho más si el neoconverso reside en un país musulmán. Países como Arabia Saudí penan con la prisión a los que predican una religión distinta del islam o a los que difunden biblias y literatura cristiana. A los conversos, además, les espera la pena de muerte.

Conversiones forzosas

En Pakistán, según exponía la pasada semana el director de la Comisión de Derechos Humanos de aquel país, I. A. Rehman, entre enero de 2001 y diciembre de 2006 se denunciaron al menos 50 casos de secuestros de mujeres jóvenes para obligarlas a convertirse al islam y consumar matrimonios musulmanes. «Desde que el país se autoproclamó República Islámica y comenzó a guiarse por los principios islámicos, los hindúes que viven en Pakistán han visto cómo disminuían sus derechos y protección», ha denunciado Rehman. «El radicalismo islámico está incrementando en Pakistán de un modo alarmante. Los musulmanes emplean la intimidación, subyugan a una cultura con amenazas y el secuestro de jóvenes está provocando que comunidades enteras se desplacen», agrega.

Fuente: diario La Razón, Madrid 1 de marzo de 2007

Busque en este sitio

Hazte fan