Download http://bigtheme.net/joomla Free Templates Joomla! 3

Libertad religiosa en la web - Libertad religiosa en Europa Occidental

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

D. Ricardo Latorre Cañizares acaba de publicar el libro La libertad religiosa y España 2011. Nació en Cuenca en 1969. Ordenado sacerdote en 1993. Misionero durante quince años en Argentina. Cursó los estudios eclesiásticos en el Estudio Teológico de San Ildefonso (Toledo). Licenciado en Estudios Eclesiásticos (Universidad del Norte de España-Burgos), Máster en Información Social y Religiosa (San Pablo CEU-Madrid). Tiene otras publicaciones: "La cultura de la vida" (6 ediciones. Actualmente en Ed. Codesal) y "La educación que queremos para nuestros hijos" (agotada).

Le pregunto en primer lugar, ¿cuáles son los puntos fuertes y débiles de la libertad religiosa en relación con los Medios de comunicación españoles?

Es muy difícil contestar esa pregunta en pocas palabras. Animo a leer el libro, en el que se trata con amplitud el tema. Es tan importante esa cuestión que, precisamente, sobre ella se centra la tesis doctoral en la que estoy trabajando actualmente.

La misma pregunta anterior en relación con la Política o la clase política española. Y, a propósito, ¿se ha notado o se está apreciando diferencia entre el gobierno socialista y el popular o aún es pronto?

Sí se están notando diferencias entre el gobierno actual y el anterior (socialista). Por ejemplo, se está normalizando el culto en la Basílica del Valle de los Caídos; han desaparecido las manifestaciones públicas en contra de la libertad religiosa de personas ligadas al gobierno; han quedado en el olvido los proyectos de ley que amenazaban este derecho fundamental; se ha hecho el anuncio de la eliminación de los contenidos adoctrinadores de la asignatura Educación para la ciudadanía... Lo expresado no equivale a decir que no quede todavía mucho por hacer.

Centro de las Artes y las Ciencias en Valencia (España)¿Es cierto, como dicen algunos, que el derecho a la libertad religiosa es la base o fundamento de los demás derechos?

Absolutamente cierto. Si a una persona se le limita su libertad en lo más profundo de su interioridad, esa limitación le condiciona todas las demás facetas de su vida.

¿Por qué es tan importante defender este derecho y cómo puede ejercerse en una sociedad de tendencia o mentalidad laicista?

En España –y en todo occidente–  las leyes están a la altura de la dignidad de este derecho fundamental. Por esa razón, una manera sencilla y muy eficaz que está a nuestro alcance –y que no hemos usado hasta ahora– es el recurso a la ley. Para eso están las leyes. Digo “hasta ahora” porque en los últimos años se ha empezado a reaccionar, coincidiendo con el agravamiento de los ataques contra la fe. Por ejemplo, el próximo 28 de marzo se va a juzgar al autor de “Cómo cocinar un crucifijo", vídeo emitido por Canal Plus en diciembre de 2004. Esperemos que una condena sirva de aviso a los que no respetan las creencias de los demás. De momento, tanto al autor como a la productora, se les han impuesto sendas fianzas de 192.00 y 144.000 euros, respectivamente.

El laicismo excluyente no es democrático, ni propio de una sociedad libre. 

Según el título, "Libertad Religiosa y España 2011" ¿podemos esperar en próximos años nuevas ediciones de su libro?

No lo sé... El tiempo y los acontecimientos indicarán la conveniencia o necesidad. De momento, el libro publicado quiere ser –entre otras cosas– como una fotografía de la realidad que muestre cuál es la situación actual, para ayudar a mejorar las cosas.

Comparativamente, ¿en qué lugar del ranking internacional del respeto a la libertad religiosa se encuentra España?

España está en el grupo de países en los que más y mejor se respeta la libertad religiosa, sin duda por su cultura y tradición católica, que es la religión más respetuosa con la libertad religiosa y de conciencia, de forma especial a partir del Concilio Vaticano II. 

Por último, ¿qué retos u objetivos prácticos a medio y largo plazo debiéramos plantearnos, especialmente los creyentes, para ganar en libertad de expresión de nuestras convicciones religiosas y morales?

Superar los complejos: nuestro ser católicos no nos hace ser ciudadanos de segunda clase; nadie tiene derecho a obligarnos a dejar nuestra fe en nuestra casa, porque nuestra fe es totalmente respetuosa. Otro elemento que es urgente recuperar y valorar más es la familia como iglesia doméstica. También debemos ser más diligentes en poner límites a las agresiones contra elementos de nuestra fe, de manera civilizada, mediante la protesta ciudadana o/y el recurso a la justicia, según los casos.

¡Muchas gracias, D. Ricardo!

Gracias a ustedes por darme la ocasión de expresarme y llegar a sus lectores.

Fuente: Religión en Libertad, 18 de marzo de 2012

Busque en este sitio

Hazte fan