Download http://bigtheme.net/joomla Free Templates Joomla! 3

Libertad Religiosa - Noticias de 2007

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Santón hindúAl año de la aprobación de la restrictiva ley de libertad religiosa del Estado indio de Chhattisgarh, continúa el intenso debate sobre la libertad religiosa en este Estado y sobre la constitucionalidad de dicha ley. Esta norma es una de las más estrictas en cuanto a la libertad de conciencia en el país, sobre todo para los fieles de las minorías religiosas, según el órgano informativo de la Congregación vaticana para la Evangelización de los Pueblos, Fides. De acuerdo con la Chhattisgarh Freedom of Religion Act 2006 (Ley de Libertad religiosa de Chhattisgarh de 2006), para cambiar de religión hay que pedir permiso a un magistrado local con treinta días de antelación. El magistrado tiene autoridad para aceptar o rechazar la petición.

Oponiéndose a la medida, la Iglesia católica ha contestado esta ley calificándola de anticonstitucional. Se une así a las voces críticas de otros sectores sociales, entre ellos el del Partido del Congreso, en la oposición en el Parlamento del citado estado, y numerosas asociaciones civiles que trabajan en la defensa de los derechos humanos. El Parlamento local está controlado por el partido nacionalista y fundamentalista hindú Bharatiya Janata Party (BJP).

Las sanciones que prevé la normativa oscilan de una multa de 20 mil rupias a tres años de cárcel para los ciudadanos considerados culpables de «conversiones forzadas». Las excepciones a esta norma se refieren a los que, habiéndose convertido previamente, pretendan retornar a su credo de origen. De esta forma, las disposiciones dan licitud a las ceremonias que organizan los activistas hindúes en el marco del programa «Ghar Vapasi» («Vuelta a casa»), que celebran «reconversiones» al hinduismo de grupos de dalit cristianos, frecuentemente víctimas de amenazas.

E.S.L. Narasimhan, gobernador del estado de Chhattisgarh, ha pospuesto la entrada en vigor de la ley anti-conversión que había sido aprobada un año atrás por el Parlamento local. El gobernador objeta al menos dos puntos de la legislación, incluyendo el que exige a quien quiera convertirse pedir aprobación escrita previa al magistrado. También ha expresado reservas sobre el punto que establece que los que se hubieran convertido, pero volvieran a su religión original, no se contemplarían como casos de «conversiones forzadas» y quedarían exentos de cualquier sanción.

La población total de Chhattisgarh se estima en 270 millones de habitantes, de los que 400.000 son cristianos, de ellos 320.000 católicos.

Por su parte, el presidente de la Conferencia Episcopal Católica de la India (CBCI), el cardenal Telesphore Placidus Toppo, comentó el lunes pasado a la agencia del Pontificio Instituto de Misiones Extranjeras AsiaNews.it el informe del Departamento de Estado de los EE. UU. sobre la libertad religiosa en el mundo. Según este informe, la libertad religiosa padece limitaciones en algunos estados indios en los que está en el poder el BJP y sus aliados.

«Como presidente de la CBCI estoy preocupado por las leyes anticonversión», «pero mientras los elementos fundamentalistas son motivo de inquietud, me suscita esperanza y optimismo que estos sean los dolores del nacimiento de la India moderna», apuntó el purpurado. «Estos elementos marginales estarán siempre presentes en un país multicultural, multirreligioso, multiétnico y pluralista del siglo XXI, que está a punto de convertirse en una potencia global», pero «sólo la libertad religiosa puede asegurar que nuestra amada patria alcance tal objetivo», afirma.

«La India es un gran país y nuestros padres fundadores lo quisieron como un país laico: esperamos y confiamos en nuestra Constitución, que asegura y garantiza la libertad de religión», expresa el cardenal Toppo.

En la nación india la Iglesia «desde hace 400 años es testigo del Evangelio entre todas las gentes y está comprometida a favor de los pobres y marginados, sobre todo en las áreas rurales: los cristianos son una minoría que lleva adelante su misión sin ningún programa de proselitismo», recuerda.

«Por su parte, el gobierno tiene un programa laico, pero debemos darnos cuenta de que los hindúes son más del 80% de más de mil millones de indios, y que los elementos marginales continúan violando los derechos religiosos de las minorías y difundiendo una falsa propaganda de sospecha y de odio contra los misioneros cristianos», aclara.

También le puede interesar: El Estado indio de Andhra Pradesh prohibe las conversiones,
y Himachal Pradesh prohibe las conversiones.

Busque en este sitio

Hazte fan