Download http://bigtheme.net/joomla Free Templates Joomla! 3

Libertad Religiosa - Noticias de 2008

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Ceremonia litúrgica en IraqLa comunidad cristiana de Mosul, en Irak, formada por 25.000 personas antes de la caída de Saddam Husseim y la guerra, ha quedado reducida a unos 500 miembros en los últimos 5 años a causa de la persecución religiosa que está sufriendo, según informó la asociación de la Santa Sede Ayuda a la Iglesia Necesitada, que ha advertido que si los ataques continúan, podría extinguirse una de las comunidades cristianas más antiguas del mundo.

En Mosul, la segunda ciudad más importante de Irak, situada a casi 400 kilómetros al norte de Bagdad, sólo en el último mes, han muerto 15 cristianos, han huido de unos 10.000 más y varias familias han visto destruido su hogar.

El Procurador de la Iglesia Caldea ante la Santa Sede Philip Najim ha explicado que “grupos armados penetran en el barrio donde viven los cristianos y asesinan a quienes encuentran en la misma calle”. “Son homicidios a sangre fría llevados a cabo a la luz del día y ante decenas de testigos, como si estos grupos quisieran demostrar que pueden obrar impunemente, controlar la ciudad –considera-. El objetivo es, claramente, sembrar el terror para completar la obra de vaciar a la ciudad de su antiquísima población cristiana, que comenzó hace ya años”.

El pasado mes de febrero, el arzobispo de Mosul Paulos Farj Rahho fue secuestrado y asesinado pocos días después.

“Lo que ocurre hoy en Mosul es fruto precisamente de este inmovilismo estatal junto con una mentalidad errónea, fanática e integrista”, ha declarado el obispo caldeo de Arbil Rabban Al Qas, para quien “esta tragedia recuerda la situación de los cristianos en los primeros siglos”.

Monseñor Rabban Al Qas atribuye responsabilidades al primer ministro irakí al-Maliki y a Naciones Unidas y señala que la Constitución debe reconocer y asegurar los derechos de todos, también de los cristianos.

Por su parte el portavoz de la Santa Sede también ha lanzado un grito de alarma ante la persecución que están sufriendo los cristianos en Irak. El padre Federico Lombardi S.I., exige una respuesta ante los grupos fundamentalistas violentos en el editorial de "Octava Dies", semanario televisivo del Centro Televisivo Vaticano, del que también es director.

"Evidentemente -afirma- todo el pueblo de Irak y no sólo las comunidades cristianas sufren las consecuencias de décadas de regímenes opresivos, de una guerra infausta y del desorden político y social que les ha seguido". Ahora bien, "las antiquísimas comunidades cristianas del país ahora están sometidas a una presión sistemática e intencional, con una secuencia impresionante de violencias y amenazas".

El padre Lombardi informa sobre el caso de Mosul, donde en las últimas semanas la situación se ha convertido en un paradigma. "La documentación emanada por las instituciones humanitarias y las agencias de noticias independientes, demuestran que las amenazas de grupos musulmanes extremistas es promovida calle por calle y casa por casa con la difusión de delirantes mensajes escritos, como por ejemplo: 'debes dejar tu casa y salir de esta zona en 24 horas, sino serás justamente castigado y serás asesinado, como nuestra religión islámica manda hacer con aquellos que como tú veneran la cruz'".

Sólo el fin de semana del 11 y 12 de octubre, más de mil familias fueron instadas, algunas por teléfono y carta, a abandonar sus hogares en un plazo máximo de 24 horas. Los que se niegan a salir de Mosul y a convertirse al Islam, corren el riesgo de ser asesinados o de ver sus hogares destrozados por los radicales.

El portavoz vaticano afirma que "es absolutamente necesario que los grupos fanáticos fundamentalistas sean combatidos con decisión".

"Es necesario que todos los hombres de paz, también en el mundo musulmán, se opongan con fuerza y claridad a esta horrible violencia contra los derechos fundamentales de la persona", añade.

"Esperamos que las iniciativas de dialogo con el mundo musulmán, en el camino abierto por Juan Pablo II y continuado por Benedicto XVI contribuyan a afirmar cada vez más decididamente que en el nombre de Dios no se puede matar y odiar, sino a amar y respetar a cada persona humana", concluye.

La Liga Árabe, institución que agrupa a los Estados Árabes, hizo público un comunicado de apoyo a los cristianos la pasada semana en el que exigía “poner fin de inmediato” a los ataques producidos en Mosul, y añadía que la Liga se había puesto en contacto con el Patriarcado de Bagdad y con autoridades del país, con el fin de terminar con los ataques y proteger a los perseguidos.

También el Papa Benedicto XVI lanzó un llamamiento de solidaridad con los cristianos de Irak durante el rezo del Ángelus. Condenó los crímenes que se están cometiendo contra ellos, especialmente en Mosul, y pidió un compromiso decidido de las autoridades civiles y religiosas para restablecer la legalidad y la convivencia.

Busque en este sitio

Hazte fan