Download http://bigtheme.net/joomla Free Templates Joomla! 3

Libertad Religiosa - Doctrina de la Iglesia Católica

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Declaración del Secretariado de la Comisión de Obispos de las Conferencias Episcopales de la Unión Europea

Un informe deficiente

El Secretariado de la Comisión de las Conferencias Episcopales de la Comunidad Europea (COMECE) reconoce que el tratamiento de la mujer en los sistemas fundamentalistas que abusan de su dignidad y derechos es un tema serio e importante. Sin embargo, el informe redactado por la parlamentaria europea María Izquierdo Rojo, y aprobado hoy por el Parlamento europeo, no aborda el asunto con la precisión, respeto y responsabilidad que sería necesario.

Nos agrada el hecho de que los miembros del Parlamento europeo hayan acordado eliminar algunos de los elementos más inadmisibles del Informe. Sin embargo, el hecho de que la redacción final haya sido aprobada con tan sólo 2 votos de diferencia (242 a favor, 240 en contra) demuestra que muchos miembros del Parlamento europeo comparten nuestra preocupación porque el Informe, en su redacción final, es claramente deficiente.

Cualquier sistema de creencias es susceptible de apropiación por los fundamentalistas y extremistas. Sin embargo, el informe de la señora Izquierdo Rojo se centra exclusivamente en el fundamentalismo religioso, y excluye otras formas de fundamentalismo que son contrarias a las mujeres y a otros grupos sociales.

A pesar de que las Iglesias y comunidades religiosas promueven normas y valores que protegen la dignidad humana, este informe sostiene que hay un conflicto entre religión, derechos fundamentales y libertad. Es insuficiente la diferenciación entre el fundamentalismo religioso y la práctica normal de la religión tanto en la esfera pública como en la privada. Ni siquiera parece reconocer la posibilidad de que se una en una misma persona una honda fe religiosa con el respeto fundamental a los derechos humanos y, en particular, a los derechos de la mujer.

El fundamentalismo es un grave problema que debe ser tratado con sensibilidad y con buena voluntad para comprender otras tradiciones culturales. El Parlamento europeo no ayuda a las mujeres que sufren bajo un sistema fundamentalista con la simple condena de la religión y su sustitución por la secularización, como este informe parece defender.

Mientras que la independencia del Estado frente a cualquier religión es esencial en orden a garantizar el pluralismo y la libertad religiosa, es importante recalcar la Declaración II aneja al tratado de Ámsterdam, la cual establece que la Unión Europea respeta el status de las Iglesias y Comunidades religiosas en cada Estado miembro.

La adopción de este Informe es especialmente lamentable en un momento en que el sentimiento de alejamiento y la falta de comprensión entre los ciudadanos europeos para con la Unión Europea y sus instituciones es un grave motivo de preocupación, y cuando el diálogo intercultural e interreligioso es de tan gran valor.

13 marzo de 2002

(más información: artículo sobre la declaración del Parlamento Europeo de 13 de marzo de 2002).

Busque en este sitio

Hazte fan