Download http://bigtheme.net/joomla Free Templates Joomla! 3

Libertad Religiosa - Noticias de 2008

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Un sacerdote cristiano fue asesinado a balazos por desconocidos el sábado 5 de abril de 2008 cerca de su casa en el barrio de Karrada, en pleno centro de Bagdad, indicaron fuentes de la seguridad iraquí. Yussef Adel, un sacerdote de la Iglesia Asiria Ortodoxa, que oficiaba en la iglesia de los Santos Pedro y Pablo, en Karrada, fue asesinado alrededor del mediodía por hombres armados que se desplazaban en un automóvil, explicaron las fuentes de seguridad. Los asaltantes pudieron huir. El padre Adel dirigía una escuela mixta a la que asistían también musulmanes en Bagdad. Anteriormente había recibido amenazas de muerte.

El funeral se celebró al día siguiente en la iglesia de los Santos Pedro y Pablo a la que pertenecía el sacerdote muerto, y han asistido cristianos de todas las denominaciones, incluido el Nuncio ante Iraq y Jordania, Monseñor Francis Assisi Chullikatt. Lo presidió el Arzobispo Asirio de bagdad y Basora, Monseñor Saverius Jamil Hawa.

El papa Benedicto XVI expresó desde Roma su "profundo dolor" por este nuevo asesinato de un cristiano en Irak. En un telegrama enviado al arzobispado sirio ortodoxo, el Papa aseguró que rezaba para que "el pueblo iraquí encuentre el camino de la paz para construir una sociedad justa y tolerante".

También ha condenado el asesinato el vicepresidente de Iraq, el sunnita Tareq al-Hashemi, así como el Patriarca Ortodoxo Asirio de Damasco.

Los cristianos de Irak sufren regularmente ataques, secuestros y violencia de todo tipo, tanto a manos de insurgentes chiitas como sunitas. A la comunidad cristiana se la acusa regularmente de apoyar a los "cruzados invasores". Este ataque ha golpeado una vez más en una comunidad aún atemorizada por la reciente muerte en el cautiverio del Arzobispo católico de Mosul, Monseñor Faraj Rahho, encontrado muerto el 13 de marzo pasado. Los líderes cristianos han denunciado repetidamente la existencia de un plan para eliminarlos del país. De hecho, se calcula que viven en Iraq unos 400.000 cristianos, cuando en 2003 había en torno a un millón de cristianos. En el funeral del sacerdote Adel, sin embargo, las agencias internacionales citan a muchos que manifestaron su voluntad de permanecer en su país.

Busque en este sitio

Hazte fan