Download http://bigtheme.net/joomla Free Templates Joomla! 3

Libertad Religiosa - Noticias de 2011

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

La reunión sobre el diálogo entre las religiones no pudo evitar prestar atención a la preocupante persecución hacia los cristianos en el mundo, que se concentra mayoritariamente en países musulmanes de África y Asia. Cada año, al menos 105.000 cristianos mueren a causa de su fe, según las estadísticas presentadas en la «Conferencia Internacional sobre el diálogo Interreligioso entre Cristianos, Judíos y Musulmanes», que se celebró la pasada semana en Hungría.

Proporcionalmente se deduce que un cristiano (protestante, catóilco u ortodoxo) muere cada cinco minutos en el mundo a causa de la persecución y la intolerancia religiosa.

 

En el marco de la reunión, el católico Massimo Introvigne afirmó que éstas cifras no incluyen las muertes de creyentes durante las guerras civiles o guerras entre naciones, además de que destacó que la mayoría de los que morían por la persecución eran niños.

Los gobiernos del mundo no hacen nada

Gente diversa en la Plaza de San Pedro, VaticanoResaltó también que  las alarmantes cifras deberían tener algún impacto en los gobiernos, pues las reuniones entre religiones sólo permitirán que los líderes brillen por su discurso, pero sin resultados que detengan los conflictos.

Si estas cifras no son un grito al mundo, si esta masacre no se detiene,  si no se reconoce que la persecución contra los cristianos es una emergencia en todo el mundo con respecto a la discriminación y violencia religiosa, el diálogo entre las religiones sólo producirá simposios maravillosos, pero no resultados concretos ”, expresó Introvigne.

El gobierno de Hungría se encargó de organizar la Conferencia en la que participaban líderes religiosos musulmanes, judíos y cristianos. Todos ellos pudieron dar sus puntos de vista acerca del diálogo interreligioso.

Los cristianos huyen del Medio Oriente

El cardenal y arzobispo de Budapest, S.E.R. Péter Erdõ apuntó que “para muchas comunidades cristianas en el Medio Oriente hay un peligro real de morir a causa de la emigración. Todos los cristianos se escaparán al sentirse amenazados. Y Europa debe prepararse para una nueva ola de emigración, esta vez de cristianos huyendo de la persecución”.

El problema en Medio Oriente ha llevado a muchos de los líderes presentes a manifestarse contra la ola de violencia que sufren los seguidores de Jesús, aunque “unos, por indiferencia, otros, por relativismo ético y desprecio anticlerical, y otros, por el miedo habitual a represalias son incapaces de elevar quejas y presionar a sus gobiernos, y sólo ofrecen diálogos y simposios, en los que los líderes brillen en sus discursos” según el cardenal.

Por otro lado, como medida de acción contra la persecución, algunos líderes resaltaron los esfuerzos por erradicarla. Por ejemplo, se presentó el caso de Egipto, que “se disponía a aprobar una serie de leyes que protejan a las minorías cristianas”, según explicó el diplomático egipcio Mahmoud Aly.

Fuente: MundoCristianotv

Busque en este sitio

Hazte fan